El demonio amante

por Shirley Jackson

Ilustración de Boris Vallejo: Demon lover (1979)

Ilustración de Boris Vallejo: Demon lover (1979)

No había dormido bien; desde la una y media, cuando Jamie se fue y ella demoró en ir a la cama, hasta las siete, cuando al fin se permitió levantarse e ir a hacer café, había dormido por ratos, despertándose inquieta para abrir los ojos y mirar a la penumbra, recordando una y otra vez, cayendo de nuevo en un sueño febril. Pasó casi una hora con su café —iban a comer un verdadero desayuno en el camino— y luego, a menos que quisiera vestirse temprano, no tenía nada que hacer. Lavó la taza de café e hizo la cama, mirando cuidadosamente por sobre la ropa que planeaba ponerse, preocupada innecesariamente, la ventana, pensando en si sería un buen día. Se sentó a leer, pensó que en cambio quizá podía escribirle una carta a su hermana, y empezó, con su mejor letra, «Querida Anne, para cuando recibas esto estaré casada. ¿No suena raro? Yo apenas puedo creerlo, pero cuando te cuente cómo pasó, verás que es aun más extraño que eso…».

Seguir leyendo

Anuncios

Historia, con pájaro

Ilustración de Tatsuro Kiuchi

Ilustración de Tatsuro Kiuchi

por Kevin Canty

En algún momento cerca del final, ella decidió que beber era el problema. Así que nos detuvimos en frío, los dos, en medio de febrero. Uno de esos inviernos en los que el cielo se cierne sobre la ciudad como un techo gris que nunca cambia. Hielo antiguo y nieve ennegrecida en las cunetas. Quizá fue un error.

Quizá fue un error, pero ella podía estar en lo cierto también. Desde entonces he dejado de beber aunque por razones propias. Pero en ese momento fue una prueba –como todo era una prueba– de cuánto aguantaríamos con tal de permanecer juntos.

Seguir leyendo