Louie on drugs

Sin título

La cuarta temporada de Louie ha sido un tanto diferente a las anteriores, se ha enfocado en historias mucho más largas y complejas, reemplazando esas ácidas viñetas y los pedazos de stand-up en vivo. Habría que empezar diciendo que esta cuarta temporada se retrasó unos cuantos meses porque Louie C.K. dijo que estaba extenuado y no quería apresurar ni comprometer el producto por cumplir con el calendario.1 El comediante no es solo el creador de la serie, también la escribe, dirige, edita, produce y protagoniza.

La penúltima historia de la temporada, titulada In the Woods, es en realidad un mediometraje2 sobre la adolescencia, la paternidad y por supuesto las drogas. Es también, a mi parecer, claro, el trabajo de Louie más apegado a las reglas básicas de la narrativa cinematográfica (a fin de cuentas la manera más fácil de contar una historia). Finalmente es la visión de Louie C.K. sobre las drogas y sobre todo de cómo lidiar con las personas que por una u otra razón terminaron seducidas por ellas.

El capítulo empieza con Louie acompañando a un amigo en una especie de celebración al aire libre, la gente es demasiado joven en comparación a ellos. Eso es lo primero que nota Louie, luego se da cuenta de que ahora los jóvenes fuman marihuana en público y ve a chicas de la edad de su hija (12 años) fumando. Esto ya de por sí parece exasperarlo pero segundos después voltea y ve a Lilly recibiendo y fumando un porro.3 Louie se acerca y la saca a rastras del lugar sin decir una sola palabra.4

La siguiente escena es la que desencadena el flashback que es en sí la propia historia de Louie (el personaje, el padre) con las drogas. Mientras le dice a Lilly que se metió en grandes problemas y que lo que ha hecho no es un juego, ella le responde: ¿Tú qué sabes?5

Pasamos a la adolescencia de Louie (13 años), se le ve llegar a la escuela junto a su madre. Se nota una relación cómplice entre ambos.6 En la siguiente escena se nos muestra el segundo vínculo de confianza de Louie, el profesor de ciencia, uno de esos maestros apasionados que solo quiere que sus alumnos aprendan, que confía en ellos, que trata de conocerlos y de apoyarlos. En esta primera etapa introductoria vemos a Louie junto a su amigo a la hora del almuerzo, se nota que son unos parias que no solo tienen problemas para relacionarse con el resto sino que sufren los abusos del matón de turno7. Se nota también otro rasgo que acompañará a Louie el resto de su vida, la torpeza con las mujeres.

Luego de la pequeña introducción volvemos a una clásica actitud paterna, la madre ocupada trata de sacarse la culpa dándole dinero a Louie.8 En la siguiente escena llegan a una fiesta organizada en el colegio, su amigo lo saca de ahí para enseñarle un cigarrillo de marihuana que le robó a su hermano. Cuando van al bosque a fumarlo se dan cuenta de que ninguno tiene fuego, el matón de antes aparece fumando un cigarrillo y los tres terminan prendiendo el porro. Ese momento, esa acción cómplice de hacer juntos algo prohibido, termina uniendo al trío.

Los cambios no se hacen esperar y la siguiente escena nos muestra a tres chiquillos que solo piensan en fumar. El cambio de actitud es evidente, Louie ahora anda con los auriculares puestos todo el tiempo, el amigo cambió hasta de peinado y los dos se unen al matón rompiendo reglas y divirtiéndose.

Luego de quedarse sin hierba, Louie decide ir a la casa de un dealer9 conocido en la zona. Aunque nunca lo había visto y no era más que un niño de 13 años, el dealer decide hacerlo pasar, hablan un poco, le invita un porro y al final termina vendiéndole ¼ de onza. Es curioso que Louie pague con un billete de US$ 10 igual al que le dio su madre en aquella actitud compensatoria.

Antes de irse, el dealer le propone a Louie robar algunas balanzas de la escuela a cambio de más hierba. Se lo propone de una manera muy sutil dejando todo el peso de la decisión en él, un niño de 13 años que creía ser adulto.10

Louie se aprovecha de la oportunidad que le deja el profesor de ciencia y roba las primeras balanzas. Mientras él hace eso su madre, en casa, decide revisar su habitación.11

Volvemos al presente y vemos a Louie llegando a casa y sin saber muy bien qué hacer con su hija. No va a gritarle, no le dice nada en el momento. Ella opta por encerrarse en su cuarto.

El segundo episodio empieza con Louie viendo dormir a Lilly mientras el vuelve al recuerdo de su propia historia.

Un día Louie decide escaparse del colegio e ir a dejarle las balanzas al dealer. Le abre la puerta una chica muy bonita y al parecer atraída por los “chicos malos”, Louie le ofrece las balanzas al dealer y recibe la hierba. En ese momento Louie quiere ser, y se siente, un “chico malo” y no solo por la hermosa chica que tiene al lado12, hay algo más. Sin embargo ignora la carga de conciencia que hacer “cosas malas” implica y las consecuencias reales de ello.

La siguiente escena es quizá una de las más fuertes de la historia, todos los chicos están en el cuarto del matón fumando la inmensa cantidad de hierba que Louie ha conseguido. Un amigo le sugiere a Louie ganar algo de dinero revendiendo la droga, automáticamente Louie se niega y dice que solo va a fumarla y compartirla. El hermano del matón les ordena hacer silencio pero este le responde con insultos, el hermano mayor entra furioso y le da una paliza.13 Luego les da un porrazo de realidad a los chicos diciéndoles que son una mierda, que no han pasado a la secundaria y se pasan todo el día drogados. Al final se ve a uno de los chicos inconsciente después de fumar demasiado.14

Obviamente Louie es un adolescente y no hace caso a lo que tenga que decir el hermano de un amigo. Sigue robando algunas balanzas y fumando dentro del colegio.

En la siguiente escena el padre de Louie está esperándolo en su cuarto, al parecer la madre lo llamó porque ya no sabía qué hacer con él.15 Louie reacciona como cualquier persona con un poco de rebeldía lo haría, rechazando esa autoridad impuesta y no ganada de un padre que para colmo ha estado ausente en los últimos meses. Es fuerte escuchar que un hijo le dice Fuck you! al padre con tanta ira.

La historia sigue, uno de los amigos de Louie es atrapado por sus padres y el rumor de que él robó las balanzas empieza a circular. El director decide llamarlo junto al profesor de ciencia, frente a éste acusa a Louie de robar las balanzas y de darle marihuana a los alumnos. En ese momento el profesor de ciencia defiende a su alumno y se la juega por él, sin dejar ni un solo momento que las acusaciones cobren peso o sean tomadas en serio. Le parece increíble que Louie haga algo así y peor aún que el director lo acuse sin pruebas.

Pese a saber que gracias a esa intervención probablemente estará a salvo Louie parece atacado por la culpa de haber hecho algo malo y que además no se le castigue. De alguna manera cree que puede resarcir el daño si es que logra devolver las balanzas. Va a la casa del dealer a ver si puede hacer que le devuelva lo robado.

Obviamente ir a la casa de un vendedor de droga tratando de conseguir algo sin llevar nada a cambio no suele ser una buena idea, ni aunque seas un niño. El dealer se lo hace saber de la manera más directa posible. Le hace entender que ha actuado como adulto y que tiene que afrontar sus responsabilidades como tal.16

Inmediatamente después se nos muestra todo lo contrario: el director, aún estando convencido de que fue Louie quien robó las balanzas, le dice que no puede permitir que un niño como él asuma las responsabilidades de lo que hizo. Reconoce que es un educador y que no puede hacer otra cosa, supone que esto es parte de ser maestro: anteponer el bien del alumno, aunque le cueste recortes en el presupuesto del próximo año.17

Al regresar a casa lo espera la peor pesadilla de cualquier niño que haya hecho algo relativamente malo: el enfrentamiento con la madre. Ella lo espera en la sala para recriminarle que ya no hablan, que ya no le muestra amor. Acepta que trabaja todo el día pero no sabe qué más hacer, es una madre separada tratando de ganarse la vida y criar a un hijo al mismo tiempo.18 Le termina diciendo que si no cambia va a terminar echándolo de la casa. En ese momento Louie sale corriendo.

Se relaja la tensión al mostrarnos a Louie papá haciéndole algo de comer a Lilly, sin decirle aún nada.

En la siguiente escena volvemos al pasado, la madre de Louie lo encuentra durmiendo en el garaje, luego se ve que entran a un consultorio, no se sabe bien de qué es. El gesto de aceptar ayuda parece haber mejorado la relación.

Por alguna razón Louie decide confesarle todo a su profesor, va a visitarlo y frente a su hija le dice que él fue quien robó las balanzas. El profesor obviamente decepcionado le pide que se marche.

Finalmente sabemos que la consulta es con un psicólogo, un psicólogo condescendiente, buena onda. Un tipo que le dice que no tiene la culpa de lo que pasó, que es un adolescente, que sus papás se acababan de separar. Le da todas las excusas para que no asuma su culpa, sin embargo Louie le dice que el divorció de sus padres no le afectó, que esa no era la razón por la que hizo lo que hizo.

El psicólogo le dice que lo único que le puede recomendar es que deje las drogas y que empiece a tomar mejores decisiones, que sus padres no pueden ayudar porque son parte del problema, además no son perfectos. Al final todo depende de él, de Louie, si necesita ayuda ahí estará el psicólogo, también su mamá.19

Inmediatamente después volvemos al presente con Louie y Lilly en la cocina. Ella le pregunta si no va a decir nada acerca de las drogas. Él le dice que se despida de su niñez. Que la ama y que está ahí para ella. Se abrazan y fundido a negro.

El capítulo termina con una placa en homenaje a Phil Hoffman.

Notas

1 Primera declaración de principios. Louie C.K. tiene control absoluto del material y por ende sabe que él es el único responsable. En alguna entrevista dijo que si no tuviera tal poder de control sobre el producto simplemente no hubiera hecho la serie.

2 Los dos capítulos se emitieron el mismo día y está claro que son un conjunto. Un mediometraje, en toda regla.

3 La casualidad parece forzada pero sirve para envolver mejor la trama.

4 Esta historia está basada también en las reacciones paternas. A lo largo de los 2 capítulos Louie hace un despliegue increíble mostrando las actitudes más comunes de los padres a la hora de lidiar con este problema en particular.

5 Típica respuesta de nosotros los hijos, solemos pensar que los padres no nos entienden porque no han vivido lo mismo que nosotros, solemos reclamarles que no recuerdan las estupideces que hicieron de jóvenes. Esta pregunta de Lilly es el desencadenante perfecto para el flashback que es en sí la historia principal. La experiencia de Louie con la marihuana cuando tenía 13 años.

6 Esta relación, con la misma actriz interpretando a la madre, se vio en la primera temporada. En aquel capitulo se muestra a una madre comprensiva y atenta con Louie.

7 No pude evitar recordar el episodio Bully de la primera temporada. Una muestra durísima de la humillación que busca causar el abusivo y sobre todo la raíz de este tipo de comportamientos. En este caso Louie retoma el tema de la misma manera solo que el matón es mucho más joven.

8 El símbolo del dinero como medio compensatorio, una de las actitudes más repetidas en la sociedad actual.

9 Genial actuación de Jeremy Renner, esa actitud matonesca y descuidada que ya le hemos visto en otras películas ha sido trasladada acá a la perfección.

10 Otro punto interesante es el valor de las decisiones de quien es prácticamente un niño. Es obvio que Louie va a terminar robando las balanzas, en su mente quizá no es tan grave, quizá piense que nadie se dará cuenta. Es un niño tratando de probarse a sí mismo que no lo es.

11 Otra conducta muy repetida por los padres, querer descubrir a la fuerza qué es lo que ocultan sus hijos. A veces violando su intimidad y generando peores conflictos.

12 Es interesante el elemento de la mujer como tentación, como la mayoría de animales nos pasamos la vida tratando de impresionar al sexo opuesto. Aunque eso implique la autodestrucción.

13 Volviendo a la nota 7, es obvio el interés de Louie por explicar las verdaderas razones de los matones, haciéndonos ver que también son víctimas, en este caso acentuado por el hecho de saber que la madre se está muriendo y que el hermano lo agarra a golpes para corregirlo. Como en el episodio de la primera temporada la enseñanza es clara, la violencia solo genera más violencia.

14 Esta escena quizá sirva para ejemplificar una preocupación que he tenido desde el anuncio de la legalización de la marihuana en Uruguay. El hecho de que cualquier chico de 18 años tenga acceso prácticamente irrestricto a la droga -30 gramos es un montón de hierba, y se venderá a US$ 1 el gramo- no hace más que disparar mi atención en aquellas personas no tan “maduras” que probablemente se pasen el día entero fumando y viendo caricaturas. Obviamente estas personas terminaría enganchadas igual a cualquier otro vicio (televisión basura, alcohol, drogas sintéticas, etc.) pero la cuestión no es facilitar tanto una más, ni agregar un problema al que ya causan esos efugios legales.

15 Otra actitud que se sigue usando sobre todo en países machistas, la figura de la autoridad incuestionable del padre como cura mágica a cualquier problema de conducta.

16 Acá está marcada otra manera de afrontar las acciones de un niño, ¿se les debe medir con los mismos parámetros que a un adulto?

17 En la otra orilla el educador considera que el niño no puede asumir las consecuencias reales de lo que hizo (en el peor de los casos terminar en un reformatorio, en el mejor de los casos la expulsión de la escuela). A costa de recortes en el presupuesto decide salvar a Louie, darle una segunda oportunidad.

18 Interesante como lo que sería el primer señalamiento frente a un problema como este, que los padres tienen la culpa, que la crianza no fue buena, etc… es rebatido con la realidad de la mayoría de hogares (disfuncionales). ¿Qué puede hacer una madre que trabaja todo el día? ¿Trabajar el doble para poder pagar un terapeuta? ¿Trabajar menos para pasar más tiempo con su hijo? ¿Dormir menos para así no desatender ni el trabajo ni a su hijo? ¿Comprar un televisor nuevo?

19 Al parecer esta es la lección más valiosa que Louie aprendió con su experiencia: que no sirve de nada solo castigar, juzgar o amedrentar. Tampoco sirve echarle la culpa a los problemas o a los padres, al final solo importa estar ahí para cuando esa persona te necesite.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s